Alimentos Enlatados: Eficiencia energética

Una investigación  realizada por la SCS  de California, Estados Unidos, analizaba comparando la energía que se  consumía en cada paso necesario ( desde el cultivo hasta el cocinado en el hogar ) dentro de  los sistemas de suministro  de comida refrigerada,  congelada y enlatada.

Tomando en cuenta las siguientes combinaciones de envasado  y procesado:

  • Productos refrigerados a granel en cartón revestido
  • Productos refrigerados envasados en porciones en paquetes de PS y PET
  • Productos congelados envasados en bolsas de PEBD
  • Productos congelados envasados en líquido y cartón revestido
  • Comida precocida enlatada con utilización de todo contenido del envase
  • Productos enlatados con líquidos

El almacenamiento y transporte de los productos frescos y congelados son dos de las fases que más peso tienen en el consumo energético total. En el caso de la comida enlatada, la producción del envase es el capítulo más importante. Pero el ahorro energético en el resto de las fases contrarresta dicho efecto, obteniendo al final un balance positivo.

Con este estudio, se detectaron ventajas del enlatado como:

  • El consumo de energía para llevar a cabo el enlatado es mucho menor que el de los productos congelados.
  • Es posible transportar más alimentos en un volumen reducido y con menor embalaje, gracias a su diseño compacto, apilable y resistente.
  • Durante el almacenamiento, no necesita ningún tipo de sistema de refrigeración.
  • Por su condición de alimento pre-cocido, la preparación de la comida requiere de menos energía, un calentamiento mínimo o incluso no requerirlo ya que pueden consumirse tal como vienen en la lata.

Bill Heenan, presidente del Instituto Estadounidense de Reciclado del Acero, señaló: “Las latas de acero son el sistema más eficiente y práctico a la hora de llevar los alimentos hasta la mesa del consumidor. Además, ahora sabemos que aparte de ser el envase de alimentos más reciclable, las latas contribuyen a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.”

El diseño del empaque influye en la decisión de compra.

El tipo de Color del envase,  el tañamo, la forma y el contraste son algunos elemementos a tomar en cuenta al momento de diseñar un envase alimentario.

El tema del diseño del empaque ha tomado fuerza sobre todo en la reciente Conferencia Mundial Packaging IAPRI 18, una colaboración entre la International Association of Packaging Research Institutes (IAPRI) y el Programa de embalaje de Cal Poly State University, San Luis Obispo, CA, dentro de ésta, se mostraron diferentes herramientas utilizadas para comprender mejor la percepción del consumidor.

Laura Bix de la Escuela  de Packaging  de la Universidad de Michigan examinó el efecto del contraste de color  en la atención del consumidor y la percepción de los productos frescos destacando  que la combinación del color del empaque  en relación  con el color del producto,  puede influir de manera positiva o negativa en la atención que capte del consumidor,  la percepción que éste tenga en cuanto a calidad del producto y por ende su intensión de compra. 

Brindando especial importancia al mapeo perceptual y  seguimiento ocular, como herramientas para los diseñadores de empaques que les ayudarán a entender la percepción subconsciente  del consumidor para influir en su atención.

Por que conservar en lata?

La lata puede conservar los alimentos  nutritivos y de alta calidad, estable al almacenamiento, manteniéndolos  disponibles para las personas de todo el mundo durante más de 200 años. Las variantes de recubrimientos que se pueden utilizar en el proceso de empaquetado de metal son una tecnología que permite, esencialmente, ofrecer a los consumidores alimentos y bebidas seguros. A través de la innovación continua, los envases metálicos han cambiado la manera de producir alimentos en conserva y consumirlos en el mundo.

Hoy en día, más de 1.500 variedades diferentes de alimentos se conservan en envases metálicos, por lo que los alimentos de temporada, son accesibles en todo el mundo todo el año.

Las conservas de frutas y verduras se limpian, embalan y procesan térmicamente pocas horas después de ser cosechadas en su punto óptimo de sabor, frescura y contenido nutrimental. El envasado en  lata permite una alta temperatura de esterilización, por lo que  elimina los riesgos de intoxicación alimenticia por contaminantes microbianos como E.Coi y Listeria.

Además por su resistencia brinda un alto nivel de  confianza  y conservación de alimentos a largo plazo,

www.metal-pack.org